Vitamina A

La vitamina A o retinol es un compuesto orgánico fundamental para el correcto desarrollo y funcionamiento del organismo. Se considera esencial, al igual que las demás vitaminas, aunque la vitamina A es necesaria solo en cantidades relativamente pequeñas. La ingesta diaria recomendada de este micronutriente oscila entre 700 y 900 microgramos, respectivamente para mujeres y hombres. Estas recomendaciones, que no solo varían en función del sexo, sino también de la edad, se establecen para personas sanas de al menos 18 años de edad. (Fuente: Dietary Reference Intake (DRI), Food and Nutrition Board, Institute of Medicine - National Academy of Sciences).

La vitamina A preformada, que es la forma biológicamente activa de la vitamina, solo se encuentra en alimentos derivados de animales, tales como el hígado y el aceite de hígado, la leche entera, la mantequilla, el queso y la yema de huevo. Las verduras de hoja verde (por ejemplo, brócoli, col, coliflor), y las frutas y verduras de color (por ejemplo, zanahoria, remolacha, mango y tomate) son ricos en provitamina A, también conocida como caroteno. Los que tienen un color más pronunciado o más oscuro por lo general contienen concentraciones más altas de caroteno. Aproximadamente la mitad de la vitamina A obtenida a partir de la dieta se ingiere en forma de caroteno, aunque esta sustancia se somete primero a un proceso de transformación en el cuerpo antes de convertirse realmente en vitamina A y utilizarse como tal.

La mayoría de las vitaminas se toman a través de los alimentos, por lo que es muy importante asegurarse de consumir cantidades suficientes de alimentos ricos en vitaminas. Si es necesario, el consumo de suplementos es también una opción. En el caso de la vitamina A, la preparación de alimentos a menudo aumenta su biodisponibilidad y contribuye a su absorción. Sin embargo, una cocción excesiva puede causar exactamente lo contrario, destruir la vitamina. Como la vitamina A es liposoluble, se absorbe junto con las grasas de la dieta. La absorción de la vitamina requiere la ayuda de las enzimas digestivas. Al final, la vitamina se transporta hacia el hígado donde es metabolizada.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de navegación del usuario, así como para fines estadísticos. Al visitar nuestro sitio web, consideramos que acepta su uso. Para obtener más información sobre el uso de cookies o cómo gestionarlas o eliminarlas en este dispositivo, haga clic aquí.